Route 61: la Ruta de la Música

FLY AND DRIVE EN ESTADOS UNIDOS…
VUELA Y CONDUCE POR…

…la ruta 61, conocida como “La ruta de la música” desde Chicago hasta Nueva Orleans, atravesando las tierras cunas del country, el rock, el blues y el jazz; en un viaje en coche de 12 noches/14 días con 12 días de alquiler.

orleans-jazz-3

Os invitamos a viajar por la “ruta de la música”, desde el Norte donde se popularizaron los estilos de música negra hasta sus orígenes en el Sur, visitando cuatro ciudades clave: Chicago, Nashville, Memphis y New Orleans. Siguiendo la Ruta 61 en coche visitaremos lugares legendarios, reviviremos nombres de artistas fundamentales del rock, el country y el blues y nos adentraremos en una historia donde el lado brillante de la cultura musical arrebata el injusto protagonismo de la discriminación racial y la esclavitud.

La historia de la música del siglo XX no podría entenderse sin la aportación de la música negra en los Estados Unidos; esta música nacida en las plantaciones de esclavos y con raíces por toda África occidental tiene dos troncos principales, el jazz y el blues, que se han influido mutuamente a lo largo de la historia y que tienen en común que se popularizaron con la migración de negros sureños hacia el norte en general y Chicago en particular. Fueron ellos quienes llegaron a Chicago a principios del siglo XX con el jazz dixieland de Nueva Orleans, que en los años 20 evolucionaría hasta convertirse en el jazz de Chicago; y una segunda oleada, alimentada por la Gran Depresión, trajo el blues del delta del Mississippi a la caja de resonancia que fue la escena nocturna de Chicago en los años 40 y 50. Este movimiento de música del Sur dio su fruto más popular cuando se encontró con el country procedente del corazón de la América blanca, una mezcla que eclosionó en los años 50 en forma del rock and roll, justo a tiempo para aprovechar la popularidad entre los jóvenes de las emisoras musicales y la música grabada… y el resto, como se dice, ya es historia.

Ruta prevista: Chicago – Route 66 – Springfield (Il) – St. LouisNashville – Jackson – Brownsville – Memphis – “Blues Highway” (Ruta 61) – Tunica – Clarksdale – Blues Highway – Tutwiler – Greenwood – Indianola – Vicksburg – Port Gibson – Natchez – Baton Rouge – “Ruta de las plantaciones” – New Orleans.

Pernoctando en: Chicago 2 noches, St. Louis 1 noche, Nashville 2 noches, Memphis 2 noches, Clarksdale 1 noche, Vicksburg 1 noche, Baton Rouge 1 noche, New Orleans 2 noches.

Duración: 14 días. Kilómetros necesarios para cubrir el programa: 2.230 km.

Precio recomendado. Sujeto a fluctuaciones (alza o baja) según temporada y la antelación con la que se efectúe la reservaprecioauto 2.190

El precio incluye:

  • Vuelos España – Chicago y New Orleans – España, cía. American Airlines, clase “O””
  • 12 noches de alojamiento en hoteles Turista
  • Alquiler de coche tipo CDAR (Nissan Versa o similar) durante 12 días con kilometraje ilimitado, seguro todo riesgo y seguro de responsabilidad civil hasta 1.000.000 $.
  • Seguro de viaje
  • Tasas aéreas (aprox. 350 €) e IVA
  • Información del destino y envío de documentación.

No incluye:

  • Cargo por devolver el coche en New Orleans: aprox. 250 $, pago directo al recogerlo.
  • Combustible, comidas, entradas y otros gastos particulares
  • ESTA, permiso de entrada a los Estados Unidos (cargo de 14 $ al solicitarlo)
  • Seguro de anulación opcional: 30 €
  • Nada no especificado en el apartado anterior

rincones-ruta-61

(volver arriba)

viajeautosugiere.svg

(volver arriba)

Día 1: España – Chicago

Salida en vuelo regular directo desde Madrid o Barcelona, con destino a Chicago. Llegada, control de aduana, recogida de vuestro coche de alquiler y traslado al hotel. Alojamiento en Chicago (2 noches).

Día 2: Chicago

La “ciudad del viento”, situada en el centro norte del país, frente a la costa del Lago Michigan  es la tercera metrópoli tras Nueva York y Los Ángeles. Su poderío industrial y comercial atrajo a los desempleados del sur que llevaron con ellos el jazz y el blues, que en distintos momentos fueron dueños de la escena musical con estilos propios como el jazz y el blues de Chicago. Hoy en día estos géneros y sus variantes pueden disfrutarse en toda clase de locales de la ciudad, que además tiene una completa oferta cultural y comercial.

Día 3. Chicago – Route 66 – Springfield (Il) – St. louis (505 km)

Comenzaremos la ruta desde Chicago a Nueva Orleans recorriendo el primer tramo de la mítica Route 66 hasta Springfield (Illinois). En Springfield el espíritu del hijo de la ciudad Abraham Lincoln está todavía muy presente. Casi llegando a St Louis, pasaremos por Mitchell y el Luna Cafe, vinculado al mismísimo Al Capone… Sugerimos cruzar la frontera entre Illinois y Missouri por el Chain of Rocks Bridge y asomarnos por primera vez el Mississippi. Ya en la orilla de Missouri, al cabo de poco nos saludará el Gateway Arch, símbolo de la ciudad de St. Louis.

Día 4. St. Louis – Nashville (500 km)

Empezaremos el día volviendo a cruzar el Mississippi, porque a 500 km al este de St. Louis y tras atravesar el estado de Kentucky, nos espera el hogar del country en Nashville, Tennessee. En este recorrido por la América profunda no hay grandes monumentos por ver, sino el corazón rural y agrícola de este gran país, un corazón cuyo latido se convierte en música a través del country.

Alojamiento en Nashville (2 noches).

Día 5. Nashville

nashville-posterTambién conocida como “Music City, USA”, Nashville es el corazón y el alma de la música country. Dispondremos de un día completo para visitar sus atractivos, como el “Country Music Hall of Fame and Museum”. Este museo nos presenta una amplia colección para ilustrar la historia de la música country a través de un camino de dos siglos. Podremos disfrutar videos y grabaciones históricas de música country, exposiciones dinámicas y con un diseño impecable y moderno.

Visita obligada es el histórico Estudio B de la RCA, “El hogar de 1.000 éxitos”. Aquí podremos ver de cerca lo que fue una segunda casa para leyendas de la música como Elvis Presley, Chet Atkins, Dolly Parton y otros. Más de 35.000 canciones fueron grabadas aquí.

Pero el nombre de “Music City” no es gratuito, y si nos acercamos a Broadway Street con su interminable sucesión de honky tonks (bares musicales) y tiendas de instrumentos, botas y sombreros lo entenderemos a la perfección…

Para ver otra cara de Nashville, se puede visitar el Partenón de Nashville, la única copia en el mundo y a escala real del famoso templo griego; se encuentra en Centennial Park y acoge tanto el museo de arte de la ciudad como una réplica de la Atenea Partenos que con casi 12,8 metros de altura es la mayor escultura de interior de Occidente.

Día 6 y 7: Nashville – Jackson – Brownsville – Memphis (350 km)

En esta etapa del fly & drive por la rtua de la música dejaremos atrás Nashville y el country para irnos a Memphis, capital del blues. Por el camino sugerimos pararnos en Jackson, donde está el International Rock A Billy Hall of Fame and Museum, único en su género, y luego en Brownsville, donde el West Tennessee Delta Heritage Center incluye la mayor colección del mundo de recuerdos de Tina Turner, alojada en la escuela segregada donde la artista estuvo escolarizada.

En Memphis, la primera parada la sugerimos en el “Lugar de nacimiento del Rock ‘n Roll”, el Sun Studio. Podremos disfrutar de un recorrido fascinante y escuchar presentaciones de audio con algunas de las primeras grabaciones hechas allí. Después de esto, se visita el propio estudio original y la sala de grabación donde artistas de la talla de Johnny Cash y Elvis Presley grabaron sus primeros temas.

Asimismo, el Rock ‘n’ Soul Museum alberga una interesante colección de instrumentos y vestuarios originales y dispone de una completa audio-guía con muestras de más de un centenar de temas clave. Este museo, Sun Studios y Graceland están unidos por un servicio de lanzaderas gratuitas.

También podremos aproximarnos a otra cara de la historia de los Estados Unidos a través del National Civil Rights Museum; instalado en el antiguo motel Lorraine donde fue asesinado Martin Luther King en 1968, el museo es una visita imprescindible para comprender la vida y la lucha por la dignidad y los derechos de la población negra en Estados Unidos.

Por nuestra cuenta, también podremos pasear por la histórica Beale Street, donde el blues ha estado sonando desde hace casi un siglo y donde empezaron sus carreras artistas como Louis Armstrong, Muddy Waters, Rufus Thomas o B. B. King. Alojamiento en Memphis (2 noches).

Día 8: Memphis – “Blues highway” – Clarksdale (130 km)

La etapa de hoy es cortita, y sugerimos empezar el día visitando a primera hora (antes de que lleguen las multitudes) Graceland, la finca de 14 acres (5,6 hectáreas) propiedad de Elvis Presley. Otra posible visita interesante es el tour guiado a la fábrica de las míticas guitarras Gibson, que se siguen produciendo a mano aquí en Memphis y en otra factoría en Bozeman, Montana.

Saliendo de Memphis podremos volver a la Route 61 y pasar por Tunica, la “puerta del blues”, donde podremos visitar el pequeño pero intenso Gateway to the Blues Visitors Center & Museum para explorar el origen del blues del delta. El final de etapa de hoy, Clarksdale, es el hogar del Ground Zero Blues Club, propiedad del actor Morgan Freeman y donde el cartel está compuesto por lo más selecto del momento. También veremos en Clarksdale la “Blues Crossroads”, la intersección de las antiguas rutas 61 y 49 donde, según la leyenda, el mítico Robert Johnson vendió su alma al diablo para obtener el éxito.

Día 09: Clarksdale – Tutwiler – Greenwood – Indianola – Vicksburg (300 km)

Hoy nuestro viaje por la Route 61 en coche irá tras las huellas del blues; nuestra primera parada será un lugar especial, la minúscula estación abandonada de Tutwiler, donde “The Southern Cross the Dog” según dice la canción: este es el lugar donde W.C. Handy, el “padre del Blues”, oyó tocar blues por primera vez en 1903 y recibió así la inspiración para toda su influyente carrera.

Luego podremos dar un rodeo hasta Greenwood, donde fue enterrado Robert Johnson, en el cementerio de la Iglesia Zion… el problema es que había varias Iglesias Zion en Greenwood, así que hoy en día el “rey del blues del delta” tiene tres lápidas en otros tantos cementerios.

La siguiente parada sugerimos hacerla en Indianola, el pueblo natal de B.B. King, donde gracias a una generosa donación del artista se fundó el B.B. King Museum and Delta Interpretive Center, fundamental para conocer la figura de este maestro del blues. Asimismo en la Church Street podremos encontrar firmas, impresiones de manos y otros homenajes a los músicos que tocaban en los clubes de esta calle… gente como  Louis Jordan, Count Basie, Charlie Parker o Sonny Boy WIlliamson II y que inspiraron al joven B.B. King.

Tras un largo día recorriendo el corazón del blues, llegaremos a Vicksburg, que durante más de cinco décadas de los años 1800 fue el centro de una aristocracia cuya riqueza se basaba en el algodón y la madera. Podremos ver su antigua gloria, preservada en muchas iglesias históricas (dos de ellas con vitrales de cristal Tiffany), edificios gubernamentales y grandes casas del siglo XIX. En el museo Old Court House podremos ver más de 15.000 artefactos datados desde la época precolombina hasta nuestros días.

Día 10: Vicksburg – Port Gibson – Natchez – Baton Rouge (265 km)

La etapa de hoy de nuestro fly & drive por la ruta de la música nos llevará de Mississippi hasta Louisiana, y empezaremos pasando por Port Gibson, cuyas casas anteriores a la guerra (antebellum houses) son tan hermosas que en su momento el general Sherman prohibió incendiarlas, al contrario que el destino de otras ciudades del sur. Irónicamente, el monumento más famoso de Port Gibson son las ruinas de Windsor House, la mayor mansión jamás construida en Mississippi y que resultó destruida por un incendio accidental en 1890.

Desde Port Gibson podremos dejar un rato la Route 61 y tomar el tramo sur de la Natchez Trace, que sigue una antigua ruta india por un paisaje de bosques monumentales. Llegando a Natchez podremos visitar las famosas mansiones del Sur, ya que esta ciudad, el asentamiento permanente más antiguo en el río Mississippi, tiene una buena selección de casas preservadas. Destacan casas como “Melrose”, “The Parsonage” o “Stanton Hall”.

El último tramo de hoy nos llevará hasta la zona de Baton Rouge, capital de Louisiana con una historia llena de controversias políticas y personajes pintorescos como el gobernador Earl Long, en quien se inspiró la película de Paul Newman “El escándalo Blaze”. Desde aquí, mañana tendremos todo el día para ir a New Orleans y recorrer a placer la “Ruta de las plantaciones”.

Día 11: Baton Rouge – “Ruta de las plantaciones” – New Orleans (aprox. 180 km)

Desde Baton Rouge, nos dirigiremos a recorrer la “ruta de las plantaciones” en coche, para visitar las fincas y lujosas mansiones de preguerra que se encuentran a lo largo del tramo sur de la Great River Road, con ejemplos tan destacados como Oak Alley, St. Joseph, San Francisco Plantation o Houmas House. Estas casas recuerdan tanto las glorias como las miserias del viejo Sur, en una época que a menudo fue de gran dureza tanto para los esclavos negros como para los propietarios blancos y criollos.

Por la tarde, llegada a Nueva Orleans, una ciudad moderna con un alma histórica. El barrio más antiguo de la “Crescent City” es el barrio francés; fundada por los franceses en 1718, la arquitectura refleja influencias españolas, francesas, criollas y americanas. Alojamiento en New Orleans (2 noches).

Día 12: New Orleans

Como colofón de nuestro fly & drive por la ruta de la música, dispondremos de un día completo en esta atractiva ciudad, que celebró en 2018 su 300 aniversario.

Podremos acercarnos al centro del barrio francés en Jackson Square. Músicos, artistas, mimos, lectores de tarot y animadores crean cada día una bulliciosa escena en la plaza frente a la Catedral de St. Louis. Por la noche, podemos pasear por la famosa calle Bourbon, donde late el corazón del jazz en Nueva Orleans. También podremos probar los restaurantes locales o pedir un beignet, el donut típico de Luisiana.

Fuera del centro de la ciudad, podemos visitar el Garden District. Este elegante barrio es el hogar de encantadoras casas sureñas y rebosa de parques y cafés. Algunas de las casas históricas están abiertas a los visitantes.

Los más aventureros podrán acercarse a las ciénagas y pantanos en visitas guiadas que nos acercarán a caimanes y otras criaturas exóticas del bayou. Otra forma de ver animales es ir al aclamado Audubon Aquarium of the Americas. En él, 10.000 criaturas acuáticas representan más de 500 especies de los mares y ríos del continente americano.

También podremos explorar el lado misterioso de la ciudad, con historias de vudú y lugares encantados…

Día 13: New Orleans – España

A una hora prudencial según el horario de nuestro vuelo de regreso, traslado al aeropuerto y devolución del coche. Noche a bordo.

Día 14: España

Llegada a España y fin de nuestros servicios.


(volver arriba)
NOTAS DE VIAJE:


Imprescindible pasaporte electrónico con una validez mínima de 6 meses a la fecha de regreso.

Debe tramitar la solicitud de ingreso a los EEUU y registrarse a lo mas tardar 72h. antes de la salida en la siguiente dirección: http://esta.cbp.dhs.gov/ En caso de que desee que le tramitemos la autorización, deberá enviarnos por mail una copia de sus pasaportes.

Para recoger el vehículo de alquiler, es recomendable presentar el Permiso internacional de conducción junto con el carnet español.

GASTRONOMÍA


cocineroLas regiones del sur de Estados Unidos tienen lo que se puede llamar una “cocina casera sureña”, que se caracteriza por la cocina al estilo campesino, con muchos alimentos fritos en aceite, salsas espesas y postres dulces. Son populares en todos los EE.UU. el pollo frito en manteca, llamado “pollo frito a la sureña”, y el filete de pollo a la sartén, un filete de pechuga empanado y frito en aceite que se acompaña de gravy (salsa de jugos de carne) casera.

A los sureños les encanta la carne a la parrilla, o barbacoa, como también se llama. En la barbacoa que se hace en el este de Estados Unidos generalmente se usa carne de cerdo, en especial las costillas, bien aderezadas o en adobo, cocinadas a fuego lento con carbón.

Otros platos típicos son las hortalizas (nabos, berzas…), los frijoles negros, el garrofón, las judías carilla (caurí) y el maíz, consumido en forma de pan de maíz (corn pone, Johnny cake), gachas o hushpuppies (buñuelos de maíz). Los postres preferidos son el pastel de pacana, la torta de melocotón, el pudín de banana y el pastel de batata. También son populares los cobblers de frutas como el melocotón, la zarzamora o frutas del bosque.

La cocina de Nueva Orleans tiene un rasgo distinto, basado en la cultura europea. Esta ciudad en la desembocadura del gran río Mississippi tuvo mucha influencia de los colonizadores franceses y españoles, y de los numerosos inmigrantes africanos, que trajeron por ejemplo el quingombó. En esta región se forjó lo que posiblemente sea la mejor cocina de Estados Unidos.

La cocina criolla y cajún es una mezcla de la comida española y francesa, con sabores africanos y del Caribe. Toda comida cajún suele incluir arroz, aderezos con pimientos, cebollas y apio y carne, pescado o marisco locales. El pescado y los bistecs se asan a la parrilla con pimienta negra y especias picantes. El jambalaya es un guiso típico a base de arroz y carnes con muchas especias, mientras el gumbo es una sopa espesa de arroz con carne, salchichas o marisco. Otro plato típico es el etouffée, arroz hervido acompañado de marisco y salsa. También son típicos los embutidos caseros como la andouille rellena de costilla de cerdo, que se come sola o como acompañamiento.

(volver arriba)


vaucinta-spg

Nombre
Email
Telefono
Solicitud ?
Recuerda indicarnos el aeropuerto de salida, margen de fechas disponibles, número de personas y si viajarían niños menores de 12 años.