Madeira; jardín flotante del Atlántico

FLY AND DRIVE MADEIRA… VUELA Y CONDUCE POR…

…la “Perla del Atlántico “, un recorrido por el interior y litoral de la isla, bordeándola a través de sus espectaculares acantilados en una ruta de 8 días/ 7 noches con 7 días en coche de alquiler.

De origen volcánico, Madeira debe su nombre a la palabra “madera”, y es que cuando fue descubierta en 1419 por un marinero portugués, la isla era una auténtica arboleda. En el mismo Siglo XV, la isla comienza a colonizarse, y sus habitantes se emplean en tareas agrícolas, introduciendo los cereales, el plátano y la caña de azúcar.  Fue con la vid y como consecuencia el vino, cuando la isla se dió a conocer. Ya en el siglo XVIII, el vino de Madeira gozaba de una excelente reputación en el mundo entero, llegando a ser el más preciado de la época. Siendo el “malmsey” el madeira más famoso, que se elabora con las malvasías cultivadas en soleados viñedos resguardados por acantilados. El resultado es un vino afrutado con tonalidades ámbar oscuro, ideal como aperitivo o en los postres.

Madeira fue, durante siglos, escala vital en las rutas marítimas a las Indias y América. Cristóbal Colón fue un ilustre residente de la isla, la cual abandonaría para siempre tras perder a la mujer que allí conoció cuando ésta fue a dar a luz; a su estancia en Madeira y el encuentro con un “piloto misterioso” atribuyen algunas fuentes, la idea de Colón de que había tierra a distancia navegable hacia occidente. A lo largo de los últimos 500 años ha sido asediada por piratas quienes veían en sus escarpados acantilados refugio de botines y tesoros, deseada también por ingleses y españoles… A mediados del pasado siglo, comienza su apertura al turismo, siendo hoy el principal recurso de la isla.

Ruta propuesta: Santa Cruz – Funchal – Cámara de Lobos – Cabo Girão – Ribeira Brava – Prazeres – Fajã da Ovelha – Ponta do Pargo – Porto Moniz – Paul da Serra – Encumeada – Sao Vicente – Porto Moniz – Ponta Delgada – Santana – Porto da Cruz – Caniçal – Machico – Punta de Sao Lourenço – Santana – Faial – Ribeiro Frío – Pico do Arieiro – Camacha – Funchal

Pernoctando en: Funchal 3 noches, Porto Moniz 2 noches, Santana 2 noches

Duración: 8 días/ 7 noches. Kilómetros mínimos necesarios para cubrir el programa: 360

Salidas diarias desde España vía Lisboa.

Precio medio recomendado. Sujeto a fluctuaciones (alza o baja) según temporada y la antelación con la que se efectúe la reserva.

El precio incluye:

  • Vuelos Madrid/ Barcelona – Funchal (consultar otros puntos de salida)
  • Tasas de aeropuerto
  • 7 días de alquiler de coche; grupo B ( Kilometraje ilimitado, seguro de ocupantes, robo y colisión con franquicia)
  • 7 noches de alojamiento en hoteles 4****
  • Desayunos
  • Seguro de viaje

No se incluye:

  • Seguro de cancelación opcional: 15 €
  • Posibilidad de incluir seguro a todo riesgo en el alquiler de coche.
  • Posibilidad de incluir noches en Lisboa. Consultar

 (volver arriba)

viajeautosugiere.svg

Día 1 España | Santa Cruz | Cámara de Lobos | Cabo Girão | Ribeira Brava | Prazeres | Fajã da Ovelha | Ponta do Pargo | Porto Moniz  (110 km)

Llegada al aeropuerto de Madeira en Santa Cruz y recogida del coche de alquiler. Si los horarios de vuelo lo permiten, sugerimos empezar el fly and drive en Madeira yendo directamente a Porto Moniz (en la costa occidental) recorriendo el sur de la isla. Por el camino pasaremos por pueblos como Cámara de Lobos, Riviera Brava, Ponta do Sol o Estreito da Calheta y podremos acercarnos al Cabo Girão, el segundo acantilado más alto del mundo.

Día 2. Porto Moniz | Paul da Serra | Encumeada | Sao Vicente | Porto Moniz  (71 km)

Porto Moniz es famosa por las piscinas naturales de roca. Aparte de las piscinas, desde Porto Moniz alcanzaremos fácilmente las montañas de Madeira y podremos acercarnos a lugares como el Paúl da Serra, el paso de Encumeada o Sao Vicente, donde podremos visitar sus Cuevas y Centro Volcánico.

Día 3. Porto Moniz | Ponta Delgada | Santana  (50 km)

Corta etapa hasta Santana donde podremos visitar sus típicas casas triangulares, pintadas de vivos colores y cubiertas con un tejado de cañas. Posibilidad de recorrer levadas (caminos de agua) para explorar el interior de Madeira a tu aire.

Día 4. Santana | Porto da Cruz | Caniçal | Machico | Punta de Sao Lourenço | Santana (64 km)

Hoy iremos desde Santana al extremo este de Madeira, siguiendo la costa norte. Pasaremos por el ingenio azucarero y el pueblo de Santa Cruz, a los pies de la Penha d’Águia, antes de seguir camino hacia Machico (primer asentamiento construido en la isla) y Caniçal, que tienen las mejores playas de arena de la isla. En la Baia d’Abra, podremos visitar la Punta de Sao Lourenço, el extremo más oriental de Madeira, y que ofrece espectaculares vistas a la costa.

Día 5. Santana | Faial | Ribeiro Frío | Pico do Arieiro | Camacha | Funchal (61 km)

Salida con dirección a Funchal, capital de Madeira para cerrar el recorrido por Madeira a tu aire. Por el camino de las montañas podremos visitar Faial, Ribeiro Frío, Poiso, el Pico do Arieiro y Camacha, uno de los pueblos más turísticos de la isla gracias a la artesanía del mimbre.

Días 5 al 7. Funchal

Días libres en Funchal para visitar sus atractivos, como los jardines de Palheiro, el jardin de las Orquídeas, Boa Vista y Botánico, los museos de Arte Sacro, Etnográfico, Municipal, del Azúcar y de Cristiano Ronaldo, la fortaleza de Sao Tiago o la Catedral.

También desde Funchal también podremos acercarnos al pintoresco pueblo de Curral das Freiras y a Monte, antiguo sanatorio y hogar de los “carros de Monte”.

Día 8. Funchal | aeropuerto de Santa Cruz | España

Devolución del coche de alquiler en el aeropuerto de Funchal, embarque en el vuelo de regreso y fin del programa de fly & drive en Madeira.

(volver arriba)
Notas de viaje:

EL LUGAR


El archipiélago de Madeira está formado por dos islas de origen volcánico, que gozan de un clima oceánico subtropical, similar al de las islas Canarias. Gracias a las montañas, Madeira recibe suficientes lluvias para mantener una frondosa vegetación, desde bosques y helechos a la laurisilva primigenia, y cultivos tropicales como las bananas o la caña de azúcar.

Las temperaturas en verano son de 17 a 24º, y en invierno pueden bajar a entre 13 y 20º, esto hace que la isla de Madeira sea verde y primaveral durante todo el año. Las montañas y los vientos dominantes también favorecen que existan distintos microclimas en la isla, y así por ejemplo la bahía de Funchal es uno de los lugares más soleados de Madeira.

PORTO SANTO Es la isla más pequeña, es un arenal de 9 km de largo que invita a tomar el sol y a zambullirse en sus aguas cristalinas.

MADEIRA Y FUNCHAL La isla de Madeira es la más grande, y su capital es Funchal. Una pequeña gran ciudad isleña, no hay que perderse su catedral, sus conventos, museos, iglesias, capillas y fortalezas. Caminar entre los puestos de frutas y verduras es una experiencia colorida y alegre, llena de aromas y exótica gastronomía. Viajar por las carreteras costeras desde y hacia Funchal, alojándote junto al mar es la opción más sencilla para visitar Madeira a tu aire.

EL INTERIOR DE LA ISLA… Desde Funchal se organizan las expediciones más variopintas hacia el interior de la isla: Fantásticos paseos por bosques con millones de años donde los árboles nunca pierden sus hojas, como en el bosque de laurisilva más extenso del mundo, Patrimonio de la Humanidad; Explorar la naturaleza a través de las “levadas”, un grandioso sistema de irrigación que abarca toda la isla, con más de 1.400 kms.; Sentir la adrenalina subiendo a Pico Ruivo o Pico de Areeiro, en cuyas cumbres, por encima de las nubes, queda la isla a tus pies.

CONDUCIR EN MADEIRA


RENT-A-CAR-11111Madeira cuenta con muchas carreteras recién asfaltadas y una nueva autopista de dos carriles con impresionantes túneles que atraviesan las enormes montañas, algo que en su día suponía una serie de maniobras realmente temerarias. Esto ha hecho que Madeira sea un destino mucho más asequible desde el punto de vista de la conducción. Ahora se puede llegar de un lado de la isla al otro muy fácilmente y sin sentir que está “al filo del precipicio”. Todavía podemos experimentar esas carreteras de infarto si así lo deseas. Se conduce por la derecha de la carretera y todos los coches poseen la columna de dirección a la izquierda. Los cinturones de seguridad son obligatorios como en toda Europa. No se permite a los niños menores de 12 años ir en el asiento delantero. Las velocidades en ciudades y pueblos están limitadas a 40-50 km/h y en el resto, a 100 km/h. Aún podemos encontrar carreteras estrechas de adoquines en las ciudades y pueblos.

Los conductores locales están acostumbrados a los numerosos turistas que vienen a la isla y son muy amables y respetuosos. Cuando salgas de las ciudades y te aventures por las carreteras y terrenos montañosos, podrás reducir la velocidad usando la caja de cambios, manteniendo las pastillas de freno frías incluso en las cuestas más exigentes. Las gasolineras se encuentran en todos los rincones de la isla pero aconsejamos llenar el depósito antes de salir de Funchal para ahorrarse cualquier contratiempo. Mantén siempre el límite de velocidad estipulado, tómate tu tiempo, relájate y ¡disfruta de la belleza de Madeira!

GASTRONOMIA


cocineroLa Isla de Madeira, no solo es destino apreciado por sus magníficos paisajes, clima templado, ambiente tranquilo, colorido folclore , si no que además lo es por su reputada gastronomía, basada en la tradición campesina con elaboración tradicional.

Para empezar, y a modo de entrante, podrás probar un “bolo do caco” caliente con mantequilla de ajo y perejil, típico pan de trigo que se encuentra en todas las fiestas y celebraciones públicas.

Si prefieres las sopas, deberías probar la deliciosa “sopa de tomate e cebola”, coronada con un huevo escalfado. También es muy popular en la isla la “açorda”, una sopa hecha a base de trozos de pan, ajo, huevo escalfado, tomillo y aceite de oliva, y bastante similar a las sopas de ajo.

En cuanto a las viandas, hay una gran variedad de platos, entre los que podemos destacar la tradicional “espetada”, la “carne de vinho e alhos”, el “picado” y otras deliciosas especialidades a la parrilla, sobre todo de pollo, chuletas de cerdo y bistec. La “espetada” está hecha a base de grandes trozos de carne de res pasadas por ajo y sal en brochetas de tallos de laurel y puesto al grill sobre brasas de madera. La “carne de vinho e alhos” es muy apreciada en cualquier ocasión y consiste en pequeños trozos de cerdo marinados durante un día en ajo, vinagre de vino y laurel y cocinados en el mismo majado.

También el pescado tiene una importante presencia en el menú diario de la isla. El atún, la “espada” (sable negro), el “bacalhau” (bacalao), el “gaiado” (un tipo de bonito) y las potas son parte de los platos más representativos. Tradicionalmente el atún fresco es primero marinado en aceite de oliva, ajo, sal y orégano antes de freírlo y se suele servir luego con maíz cocido, que también acompaña en numerosas ocasiones a la “espada” frita con cebolla. Si os gustan los contrastes de sabores, no dejéis de probar la “espada” con plátano frito.

El bacalao se prepara de múltiples maneras, “bacalhau com natas” (con papas troceadas y crema), o el “bacalhau à Braz”, o simplemente a la parrilla.

En cuanto a la repostería se refiere, podremos encontrar una gran variedad en pastelería y dulces. Como las “queijadas”, un pequeño pastel hecho de requesón, huevo y azúcar o los “bolos de mel” (pasteles de miel). Entre las especialidades más destacadas está el pudin de maracuyá y distintos tipos de fruta fresca, muy a menudo presentados como deliciosas ensaladas de fruta.

Las bebidas también tienen su espacio en el podio de platos estrella. Además del celebérrimo Vino de Madeira, en la isla se dan otros vinos de diferentes cepas, como el llamado “vinho seco”.

(volver arriba)

vaucinta-spg

Nombre
Email
Telefono
Solicitud ?
Recuerda indicarnos el aeropuerto de salida, margen de fechas disponibles, número de personas y si viajarían niños menores de 12 años.