Polonia; “Polkas y mazurcas”

FLY AND DRIVE POLONIA;VUELA Y CONDUCE…

de norte a sur en “Polska”, nombre de las tribus Polanie, que proviene de “pole/pola”, campo (zona de campos), conocida así por sus vastas llanuras, en un viaje “a tu aire” de 8 días con coche de alquiler y visitando las principales ciudades de Polonia.


CRACOVIA; Capital del reino de Polonia muestra con orgullo todo el esplendor de la época dorada de uno de los grandes imperios europeos.

Desde el Mar Báltico hasta el Mar Negro, Cracovia fue el centro neurálgico de toda Europa del Este durante más de cinco siglos, que se refleja en las huellas del pasado con edificios que son auténticas joyas del románico, el gótico o el barroco, que le han valido el título de patrimonio de la humanidad.

Podréis pasear por la mayor plaza del mundo de origen medieval, con su mercado, o la iglesia de Santa María, su Barrio Judío con sus numerosas sinagogas o la Colina de Wawel, que domina toda la ciudad, conserva sus grandiosas murallas y torreones y alberga el impresionante palacio real y la catedral; podrán realizar un paseo en barco por el Vístula o sencillamente recorrer sus viejas calles peatonales empedradas y relajarse con un aperitivo en cualquiera de sus numerosas terrazas.

Cerca de Cracovia se encuentran las conocidas minas de sal de Wielizcka; los tristemente conocidos campos de concentración y exterminio de Auschwitz y Birkenau; Czestochowa y Wadowice ciudad natal del Papa Juan Pablo II, y Zakopane, pintoresco pueblo de montaña con sus casas e iglesias de madera situado en el marco incomparable de los Montes Tatras.

Cracovia es indiscutiblemente una de las capitales imperiales mas atractivas y a la vez menos conocidas de centroeuropa, atrévete a descubrirla por tu cuenta… seguro que te sorprenderá.

Ruta propuesta: Varsovia – Gdansk – Malbork – Torun – Poznan – Wroclaw ­- Czestochowa – Auschwitz – Cracovia.

Pernoctando en: Varsovia 1 noche, Gdansk 2 noches, Poznan 1 noche, Wroclaw 1 noche, Cracovia 2 noches.
 
Kilómetros necesarios para cubrir el programa (sin visitas): 1.250
Precio recomendado. Sujeto a fluctuaciones (alza o baja) según temporada y la antelación con la que se efectúe la reserva.

El precio incluye:

  • Vuelos Barcelona/Madrid – Varsovia o Cracovia y regreso con cias. LOT y Lufthansa, clase “V/K”. Consultar salidas desde otros aeropuertos
  • 7 días de alquiler de coche grupo B (recogida y devolución en aeropuerto). Kilometraje ilimitado y seguro parcial de colisión y robo con franquicia
  • 7 noches de alojamiento en hoteles ***/****
  • Desayunos
  • Tasas de aeropuerto y emisión
  • Guía del destino e itinerario
  • Seguro de viaje

No se incluye:

cinta-polonia


(volver arriba)

viajeautosugiere.svg

Día 1. España | Varsovia

Llegada y recogida del coche de alquiler. Podremos empezar a visitar Varsovia, su ciudad antigua (Stare Miasto), la plaza del mercado, la Vía Real y el Palacio Real.

Día 2. Varsovia – Gdansk 340 Km

Mañana en Varsovia para visitar la ciudad. Por la tarde, empezaremos la ruta del Fly & Drive en Polonia desplazándonos a Gdansk.

Día 3.Gdansk

Visita de la ciudad de Gdansk y sus atractivos como la Calle Dluga, la Fuente de Neptuno, la Mansión de Artus, el Ayuntamiento o la Catedral de Oliwa.

Día 4.Gdansk | Malbork | Torun | Poznan 370 Km

Salida hacia Poznan. Por el camino visita de la fortaleza teutónica de Malbork y el casco antiguo de Torun, aún intacto tras 700 años.

Día 5.Poznan | Wroclaw 186 Km

Por la mañana visita de Poznan, la Catedral de Ostrów Tumski, Iglesias de San Estanislao y Santa Magdalena, Plaza del Mercado y el Ayuntamiento.

Por la tarde continuación del viaje por Polonia en coche con una visita a Wroclaw y sus canales, la Catedral y el impresionante Ayuntamiento (Ratusz) de estilo gótico.

Día 6. Wroclaw | Czestochowa | Auschwitz| Cracovia 364 Km

Salida hacia Cracovia. Por el camino, visita del monasterio de Jasna Góra donde se custodia la Virgen Negra de Częstochowa. Parada en Oswiecim (Auschwitz) para visitar el campo de concentración de terrible fama.

Día 7. Cracovia | Wieliczka | Cracovia 26 Km

Visita de Cracovia, última parada propuesta en nuestra ruta en coche por Polonia. Paseo por el barrio judío Kazimierz y visita de la fortaleza de Wawe. Posibilidad de visitar la cercana mina de Wieliczka con sus salas y esculturas labradas directamente en la sal.

Día 8. Cracovia | España

Tiempo libre hasta la devolución del coche de alquiler. Fin del viaje en fly and drive por Polonia y regreso a España.

NOTAS DE VIAJE:


VISITAS RECOMENDADAS:

Varsovia: La Ciudad Vieja (Stare Miasto) de Varsovia es uno de los lugares más pintorescos de la capital. Se fue construyendo a partir de finales del siglo XIII alrededor del actual Castillo Real, que fuera la residencia de los duques de Mazovia. Durante la Segunda Guerra Mundial fue totalmente destruida por los nazis, al igual que buena parte del resto de la ciudad, y posteriormente ha sido reconstruida minuciosamente a su estado original. Este trabajo, del que los varsovitas se muestran muy orgullosos, le ha valido ser declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

La Ciudad Nueva (Nowe Miasto)

En un principio Nowe Miasto fue llamada Nueva Varsovia, ya que inicialmente ocupaba el espacio entre la Ciudad Vieja y el pueblo de Zakroczym a orillas del Vístula. Fue municipio independiente hasta el siglo XVIII.

En la actualidad Nowe Miasto es una de las zonas más populares de Varsovia y se accede a ella saliendo de la Ciudad Vieja por la Barbacana y a lo largo de la calle Freta.

El Palacio de Cultura de Varsovia (PkiN)

Construido entre 1952 y 1955, con sus 231 metros (sin la antena) fue durante años uno de los rascacielos más altos de Europa.

Percibido inicialmente como un símbolo de la dominación soviética, en la actualidad es una visita obligada, ya que las vistas desde el mirador de la planta 30 (entrada: 10 zlotys) son únicas.

Gdansk: La antigua ciudad libre de Danzig ofrece muchos lugares de interés: podemos empezar por los edificios de la “ruta real”, a lo largo de la calle Dugla, que va de la “Puerta Alta” o Brama Wyzsza en el centro, a la Zielona Brama o “puerta Verde” en el paseo del río; siguiendo por el paseo del río encontraremos la calle Mariacka, con sus tiendas de joyería de ámbar y la enorme “Basílica de Nuestra Señora” o Bazilyka Mariacka, la mayor iglesia de Europa edificada en ladrillo. También en los muelles podremos ver la Vieja Grúa del siglo XIV, una enorme máquina de madera cobijada en su propio edificio y que se usaba para la construcción de barcos. Por último, en los astilleros de Gdansk puede visitarse una pequeña exposición con la historia del sindicato Solidaridad y el papel que representó en la caída del comunismo en Polonia.

Castillo de Malbork: el castillo de los caballeros teutónicos en Malbork es el mayor castillo de Europa en cuanto a la superficie encerrada por sus murallas. Los distintos edificios góticos que componen el conjunto de las tres secciones de la fortaleza (alta, media y baja) han sido restaurados a lo largo de los años en un trabajo que aún continúa, si bien la catedral, restaurada antes de la guerra y destruida durante la misma, de momento sigue en ruinas.

Torun: Además de ser una de las ciudades más antiguas de Polonia y ciudad natal de Nicolás Copérnico, la ciudad vieja de Torun escapó casi indemne a la guerra, por lo cual Torun tiene el mayor conjunto de edificios góticos originales de toda Polonia.

Poznan: Poznan fue la primera ciudad del estado polaco y conserva un interesante patrimonio de sus mil años de historia; edificios públicos como el Ratusz o ayuntamiento, los edificios barrocos de la antigua plaza de mercado (Stare Rynek), el Castillo Imperial de principios del siglo XX o el Castillo Real del siglo XIII; y también iglesias como la de San Estanislao, la de los Franciscanos, el antiguo colegio de los Jesuitas y por supuesto la catedral, la primera de Polonia, edificada en ladrillo rojo y rodeada de numerosas capillas.

Wroclaw: (Breslavia) Esta ciudad cruzada por el Oder y algunos ramales del río, que le merecen el nombre de “Venecia Polaca”, tiene un impresionante Ayuntamiento de estilo gótico coronado por multitud de pináculos y estatuas. Otros edificios dignos de visitarse son la iglesia de Santa Isabel, la Universidad o las plazas del mercado (Rynek) y de la Sal (Plac Solny). También hay algunos interesantes edificios contemporáneos como el museo de la batalla de Raclawice, que alberga el inmenso cuadro panorámico (120 metros de circunferencia por 15 de alto) que conmemora la crucial victoria de Polonia frente al ejército ruso en 1794, y el Pabellón del Pueblo (Hala Ludowa) del arquitecto Max Berg, obra maestra de principios del siglo XX con su impresionante cúpula de hormigón y cristal.

Monasterio de Jasna Góra (Czestochowa): este monasterio paulino es famoso por albergar el icono de la Virgen Negra de Czestochowa. Esta imagen, la más venerada y símbolo nacional de Polonia, se dice que fue pintada originalmente por el evangelista San Lucas, si bien la imagen actual fue repintada en 1430 después de que la pintura original quedase dañada irreparablemente.

Campo de concentración de Auschwitz (Oswiecim): uno de los iconos de la infamia del siglo XX, el campo de concentración de Auschwitz-Birkenau –el campo principal de un conjunto de tres campos y 45 subcampos- fue preservado y restaurado para convertirlo en museo donde narrar la historia y honrar el recuerdo de sus víctimas. Auschwitz II también fue preservado pero nunca se ha restaurado, y aunque está abierto al público, se lo considera un cementerio.

Cracovia: Buena parte de las visitas recomendables se concentran en la ciudad vieja de Cracovia, declarada Patrimonio de la Humanidad. Así, podemos visitar la plaza del mercado (Rynek Glowny), en cuyo entorno se encuentran la iglesia de Santa Bárbara, la basílica de Santa María con sus torres de distinta altura, la torre del ayuntamiento (único vestigio del mismo), el edificio de la Lonja de los Paños, la iglesia de San Adalberto (Kosciol Sw. Wojciecha) y el monumento al poeta patriota Adam Mickiewicz; en la colina del Wavel podremos visitar el Castillo Real y la catedral de San Wescenlao y San Estanislao; y también en la ciudad antigua encontraremos el barrio judío de Kazimierz con sus edificios típicos muy bien conservados, y en cuyas calles se filmó la película “La lista de Schindler”.

Mina de sal de Wieliczka: esta mina es de las más antiguas de Polonia y mientras por un lado sigue la explotación comercial de sal de mesa, Wieliczka es mundialmente famosa por las galerías, capillas, iglesias y hasta una catedral excavadas por los mineros y decoradas con estatuas, tallas y toda clase de complementos (muebles, lámparas, candelabros…) elaborados directamente en la roca de sal.

(volver arriba)

CONDUCIR EN POLONIA:

RENT-A-CAR-11111Aunque las vías están siendo renovadas y ampliadas constantemente, buena parte de la red viaria polaca aún consta de carreteras nacionales (droga krajowa, identificadas con un número blanco sobre fondo rojo), con un carril por sentido y que atraviesan las poblaciones; por ello, la velocidad media de viaje es baja (unos 60-70 km/h). En estas carreteras es habitual ver a los conductores aprovechando el arcén para permitir los adelantamientos en el espacio central así liberado.

Se aconseja al conductor extranjero estar especialmente atento a los límites de velocidad de travesía urbana (50 km/h), circular con precaución después de oscurecer y recordar que es obligatorio llevar encendidas las luces de cruce durante el día.

Especialmente en el sur hay ya una completa red de autopistas que unen las principales ciudades, así como vías rápidas que a menudo circunvalan las poblaciones; en el norte (Gdansk y Varsovia) se trabaja a buen ritmo.

Por último un detalle idiomático: la gasolina en polaco se llama “benzyna”, pero el gasoil se llama “ropa”.

GASTRONOMÍA:

cocineroLa cocina polaca tiene influencias de la gastronomía eslava (de Rusia y de las vecinas Ucrania y Bielorrusia), alemana, turca, húngara, judía o francesa, junto con cocina tradicional.

A grandes rasgos, se preparan platos contundentes y de sabores fuertes (sin ser picantes). Los ingredientes suelen ser productos del campo ya que Polonia ha sido tradicionalmente un país agrícola. Predominan platos a base de verduras y productos de la tierra como coles, rábanos, zanahorias, remolacha, etc, con los que se elaboran sopas y platos contundentes que permiten aguantar el invierno.

El consumo de pescado marino fresco en Polonia no está muy difundido fuera de las ciudades costeras, y la mayoría de pesca de agua salada se encuentra preservada: pescados ahumados, desecados, en salazón, en conserva, en gelatina o congelados. El pescado de agua dulce es más común y se consume mucha trucha, salmón o carpa.

Algunos platos típicos de la cocina polaca serían:

Carnes:

Schabowe: son chuletas de cerdo empanadas con huevo y pan rallado.  Mielone: especie de hamburguesas de carne picada, huevo y pan rallado.
Dewolay: rollitos rebozados de filetes de pollo rellenos de queso y jamón.  Kielbasa: salchichas de carne de cerdo cocidas o a la parrilla. Suelen acompañarse de salsa de rábano picante o bien se utilizan en sopas.  Golonka: codillo de cerdo asado.

Pescados:

Makrela o caballa, suele ahumarse para acompañamiento.  Pstrag (trucha) y Sum (Siluro): son un poco insípidos pero se acompañan de salsas y guarniciones.  Węgorz (anguila): cuando es fresca se fríe, si no suele venir en gelatina o ahumada.  Śledż (arenque): como en España, se come en conserva de vinagre, aceite, con ciruela o con finas hierbas.

Especialidades:

Pierogi: esta pasta a modo de empanadilla se puede rellenar de queso (ruskie), carne, verduras, o setas; o bien con rellenos dulces y para postre. Es un plato muy típico.  Kopytka: son una especie de gnocchis hechos con patata, harina, huevo y mantequilla. Se comen cocidos u horneados, como guarnición o solos.  Nalesniki: una variedad de crepes, tanto dulces como salados. Habitualmente se preparan con queso blanco.

Sopas y Cocidos:

Las sopas y cocidos en Polonia no tienen por qué consumirse sólo en invierno, ya que hay sopas tanto frías como calientes y algunas que se sirven de ambas formas.

Barszcz czerwony (sopa de remolacha): sopa caliente de remolacha.  Zurek: esta contundente sopa se prepara con harina de centeno, ajo, salchichas (kielbasa) y huevos cocidos. A veces se sirve dentro de una hogaza de pan.  Pomidorowa (sopa de tomate): una receta sencilla que suele llevar fideos o arroz.  Chlodnik: es una sopa fría preparada a base de remolacha, rábano y nata. Suele tomarse con cerveza en verano.

Postres:

Son típicas la Szarlotka (tarta de manzana) y la Sernik (tarta de queso).  Faworki: típicos de invierno, se hacen con masa de huevo y harina frita en aceite y espolvoreada de azúcar. Recuerdan a los pestiños.  Pierniczki: son bizcochos de jengibre, generalmente rellenos de mermelada y bañados de chocolate. La primera impresión no es buena pero mejoran al comer unos cuantos.

Bebidas:

Vodka: junto con la cerveza es la bebida alcohólica nacional de Polonia. Se puede encontrar de todos los gustos, calidades y precios.
Zubrówka: es un vodka típico del este de Polonia, aromatizado con hierbas.  Cerveza (piwo): es la bebida nacional, y se suele consumir en jarras de medio litro.  (herbata): el consumo está muy difundido, por delante del café (kawy).

(volver arriba)

vaucinta-spg

Nombre
Email
Telefono
Solicitud ?
Recuerda indicarnos el aeropuerto de salida, margen de fechas disponibles, número de personas y si viajarían niños menores de 12 años.

  3 comments for “Polonia; “Polkas y mazurcas”

  1. Eulàlia Navarro
    31 agosto, 2015 at 18:15

    Bon dia,

    Provo de fer un resum del nostre viatge a Polònia pel que fa a aquells aspectes organitzatius que suggeriu. D’entrada comentar-vos que hem tornat contents, molt contents del destí. Hem descobert Polònia i la seva història. Hem fet una immersió important en la història contemporània del país, d’Europa i en el fons, de la nostra pròpia història. Hem après molt.

    Comencem pel començament, els vols. Tant en el viatge d’anada com de tornada no vam tenir cap dificultat ni problema amb els vols, les gestions van ser àgils (fins i tot el 3 que era dia d’aglomeracions a l’aeroport de Barcelona), els vols van sortir amb puntualitat i la durada va ser la prevista sense cap tipus d’entrebanc.

    Pel que fa al lloguer del vehicle tampoc vam tenir dificultats, el vam recollir a Varsòvia i vam fer el retorn a Cracòvia sense problemes. El cotxe era gros, molt gros!, però vam viatjar amb comoditat, era relativament nou i de fàcil conducció. Només vam tenir algun petit problema amb un avís de perill, en polonès, que apareixia de tant en tant en el tablier, però que gent del país ens van dir que no era important.

    Tots els hotels molt bé, d’un nivell alt. El de Zakopane, tot i estar bé, dins una línia més clàssica. El de Wroclaw (Hotel Puro), va ser el més original de tots, diferent, a la joventut els va agradar de manera especial. Tots els hotels però van complir sobradament les nostres expectatives: la comfortabilitat de les habitacions, el servei d’esmorzar, la facilitat en les connexions, la seva ubicació molt cèntrica, les instal•lacions i els serveis i el tracte rebut.

    Pel que fa a la ruta, nosaltres ja us vam proposar algunes petites modificacions respecte la ruta que proposeu a la web. Els trajectes van ser assequibles, només un parell de dies vam haver d’invertir tot el matí en el viatge (de Poznan a Wroclaw i de Wroclaw a Zakopane). Respecte la ruta que finalment vam lligar amb vosaltres vam fer un parell de petites modificacions: el castell de Malbork el vam visitar el dia que estàvem a Gdansk, no el dia de viatge en direcció a Poznan. Va estar bé fer-ho d’aquesta manera perquè les dimensions del castell són tan grans que gairebé es necessita tot un matí per fer una visita completa. Vam aprofitar aquest dia per visitar Sopot que ens va decebre. Vam lamentar no disposar de prou temps per arribar-nos fins al parc natural de dunes situat més al Nord. Entre Poznan i Wroclaw també vam desestimar el desviament fins a Czestochowa. Ens va semblar més interessant poder disposar de més temps per visitar la població. La nostra anada a Zakopane no va ser gaire afortunada, vam arribar al migdia, hi havia una saturació important de turistes nacionals, el temps no ens va acompanyar i la població no ens va oferir res d’interessant. Sí que va valer molt la pena una petita modificació que vam fer allà per fugir de les multituds que trobàvem a la zona. Vam passar el dia a Eslovàquia, de paisatges molt espectaculars i sense tant de turisme. Vam fer una excursió a un llac i vam obtenir una dosi de natura i de paisatge que també necessitàvem. Vam anar després a Cracòvia amb més energia. I des d’allà vam fer la visita a Auswitchz. Vam fer un total de 1800 km.

    Pel que fa a les poblacions que vam visitar, Varsòvia i Cracòvia necessitarien una mica més de temps per poder ser visitades. Ens va anar molt bé, en els dos casos, contractar on-line una guia privada en español. Recórrer la ciutat acompanyada per una persona especialista del país que ens sabés explicar no només allò que visitàvem sinó també la història i el context del moment, a qui poder fer les preguntes que se’ns acudien, ens va ajudar molt a fer una immersió molt més efectiva en les ciutats i fins i tot ens va facilitar l’accés a llocs d’interès.

    A Varsòvia ens va interessar molt la visita al Centre de Solidaritat, de construcció molt recent i molt adaptat a les visites per turistes, amb àudioguies en diferents idiomes que faciliten el seguiment de l’exposició.
    Pel que fa a la visita d’Auswitchz ens va donar una mica de complicació perquè ens vam adonar massa tard que no podíem visitar el camp sense guia durant el matí, i que no hi havia visites guiades disponibles des de feia molt de temps. Per un moment ens va semblar que no podríem fer la visita. Finalment vam poder fer-la a partir de les 3 de la tarda, reservant amb antelació l’entrada lliure, sense cost, comprant una petita guia en espanyol i seguint les orientacions que ens va proporcionar la guia de Cracòvia. És imprescindible realitzar aquesta visita en un viatge per Polònia.

    Desitgem que tota aquesta informació us sigui útil de cara a millorar les vostres propostes futures i si necessitéssiu algun altre aclariment o explicació us la facilitaríem sense problemes.

    Agraïm un any més la vostra gestió en l’organització del viatge, els suggeriments que proposeu i la flexibilitat a l’hora d’incorporar les nostres modificacions.

    Cordialment,

    Eulàlia Navarro

  2. M. Ángeles Rodríguez
    27 agosto, 2015 at 13:19

    Acabamos de regresar de nuestro viaje a Polonia.

    Los servicios de la agencia impecables desde la primera toma de contacto.

    Muy gratamente sorprendida con la compañía aérea Norwergian, de hecho Madrid-Varsovia tardamos como tres cuartos de hora menos.

    El coche muy bien, un Twingo nuevo que se ha portado como un campeón. Nos orientamos genial con la aplicación maps.me, gran compañera de viaje, que recomiendo encarecidamente. No se necesita tener activos datos, basta con tener GPS. Yo la descargué en el IPad y no se que habríamos hecho sin ella.

    El hotel de Varsovia el MDM, genial, céntrico, renovado. detallistas. El desayuno muy completo.

    No puedo decir lo mismo del hotel de Gdansk. Las instalaciones muy básicas pero correctas, al igual que el desayuno, pero alejado de todo. A partir de las 20,00 ni un café, ni un te, nada, pero ni en el hotel ni en ningún sitio cercano. Esta en medio de la nada, la wi fi, sin embargo iba como un tiro.

    Os pedimos un cambio en el itinerario y no pernoctamos en Poznam, preferimos contar con dos noches en Wroclaw. Esto va en lo que cada uno valore mas. Poznam se puede visitar de camino aprovechando para comer.

    Hotel Polonia en Wroclaw, la peor de las pesadillas, aun me estoy arrepintiendo de no haber optado por otro. Tétrico, sucio, oscuro, deteriorado, a cambio a diez minutos del centro.

    La recepción ya auguraba lo peor. Personal mal encarado, displicentes, el vigilante jurado desaliñado, la Wi-Fi no funcionaba, pero al subir a la habitación hubo un momento en ese pasillo, que me temía que apareciesen las gemelas del “Resplandor” afortunadamente Jack Nicholson no hizo acto de presencia.

    La habitación con manchas sospechosas en la moqueta, las lámparas no funcionaban, la cama dura, la almohada había que doblarla, en resumen, no se de donde sacan las tres estrellas, ni una pensión de tercera regional.

    El desayuno en un restaurante anexo, oscuro, lleno de polvo y ni unas tristes tostadas, la oferta de “salado” era mayor.

    Uno de los motivos de hacer dos noches en Wroclaw era el visitar Auswicht de camino a Cracovia y disponer de más tiempo en esta ciudad. Todo un acierto, a las 9 ya estábamos visitando el campo. Lo hicimos por nuestra cuenta y lo cierto es que le dedicamos unas cuatro horas, llegamos a Cracovia al mediodía.

    Hotel Leone en Cracovia, una maravilla! Preciso! Un edificio rehabilitado, con elementos originales, estufas de cerámica. Nos dieron una habitación luminosa, con un balcón.
    Esta en una calle muy tranquila y diez minutos del centro y de Kazimierz, sin problemas de aparcamiento. La Wi-Fi genial.

    El desayuno en un patio cubierto, variadisimo, con camareros súper atentos. Un diez.

    En resumen, todo el viaje genial a excepción del hotel de Wroclaw.

    Vuestros servicios sobresalientes y ya pensando en el próximo destino

    Saludos

  3. Fernando, Silvia y Juanma
    11 agosto, 2014 at 13:30

    Hola:

    Sólo os escribo para deciros que todo en el viaje ha salido de lujo: vuelos, hoteles, rutas, coche…
    Hemos vuelto encantados con Polonia y con la organización del viaje.
    Os tendremos en cuenta para futuras vacaciones, ya tenemos varios viajes en mente.

    Saludos.

Comments are closed.