Austria a tu aire en coche

FLY AND DRIVE AUSTRIA / VUELA Y CONDUCE POR…

...AUSTRIA; la encrucijada cultural de Europa combina una cultura brillante de música, palacios y vinos y la naturaleza bucólica de lagos cristalinos, montañas nevadas y valles floridos en Salzkammergut y el Tirol. Descubre este hermoso país con un fly & drive que permite recorrer Austria sin prisas y con el broche final de una estancia en Viena que podrás prolongar a tu gusto.

Hallstatt verano

GRAN PEQUEÑO PAÍS…

Aunque Austria es un país geográficamente pequeño, con una superficie comparable a la CA de Andalucía, puede decirse que aquello que más lo caracteriza es la grandeza: la grandeza de sus paisajes, desde el majestuoso Danubio en el Wachau a los inmensos Alpes; grandísima la belleza de rincones únicos como la región de los lagos (Salzkamergut), el valle de Stubai en el Tirol o el valle de Wachau; grandeza histórica, cuando Austria fue un imperio que nos ha dejado una de las capitales más hermosas de Europa, la siempre mágica Viena con sus lujosos palacios y magníficos edificios nobles, así como con las historias de sus reyes y emperadores, culminando en el romanticismo alrededor de Isabel de Baviera “Sissi”; y por último Austria destaca en su grandeza cultural y especialmente musical, siendo la patria de Mozart y la familia Strauss.

Desde Viajeauto os invitamos a recorrer este país fascinante, a través de una excelente red de carreteras y con una propuesta de ruta que facilita visitar los lugares más interesantes sin acumular excesivos kilómetros.

Ruta propuesta: aeropuerto de Viena – palacio de Schönbrunn – Graz región de los lagos (Salzkammergut): Bad Ischl, Hallstatt, St. Gilgen, St. Wolfgang… – carretera del Grossglockner – Zell am See – cataratas de Krimml – Innsbruck – valle de Stubai – Swarovski Crystal Worlds en Wattens – InnsbruckSalzburgo – Linz – campo de concentración de Mauthausen – abadía de Melk – valle de WachauViena

Pernoctando en: Graz 1 noche, región Salzkammergut 1 noche, Zell am See 1 noche, Innsbruck 2 noches, Salzburgo 1 noche, valle del Wachau 1 noche, Viena 2 noches

Duración: 10 días; Kilómetros mínimos para cubrir la ruta: aprox. 1.500 Km.

Salidas diarias desde Madrid y Barcelona durante todo el año. Consultar otros orígenes.

Precio recomendado. Sujeto a fluctuaciones (alza o baja) según temporada y la antelación con la que se efectúe la reserva.precioauto 920

El precio incluye:

  • Vuelos España – Viena – España con compañía low cost Easyjet, Vueling o Iberia Express según origen, tarifa básica con equipaje de mano
  • Tasas de aeropuerto
  • 8 días de alquiler de coche grupo EDMR (económico 4 puertas) Kilometraje ilimitado y seguro parcial de colisión y robo con franquicia.
  • 9 noches de alojamiento en hoteles 3***/4****
  • Desayunos
  • Mapa de carreteras
  • Seguro de viaje

No se incluye:

  • Seguro de cancelación opcional: 18 €
  • Equipajes facturados, coste según aerolínea
  • Opción de días extra en Viena, consultar
  • Cualquier extra no incluido en el apartado anterior.

Vistas de Austria

(volver arriba)

viajeautosugiere.svg

Nuestra propuesta de ruta, de un vistazo:

Nuestra ruta de fly and drive por Austria sugiere empezar yendo a visitar Graz y pasar allí la primera noche, por ejemplo tras visitar el palacio de Schonbrunn en Viena (visita que puede hacerse también en transporte público, al final del viaje). Desde Graz llegaremos en unas 2 horas a la región de los lagos (Salzkammergut), donde podremos pasar el resto del día recorriendo sus hermosos pueblos para quedarnos a dormir en la región. Al día siguiente, otras dos horas de carretera nos llevarán al acceso a la carretera escénica del Grossglockner, cuyo ascenso (y descenso) pueden tomar de 3 a 5 horas según el tráfico, más las paradas en miradores y demás. Esa noche dormiremos cerca del Grossglockner, en Zell am See, de manera que al día siguiente podremos adentrarnos en los Alpes hasta Innsbruck y pasar por las cataratas de Krimml. Con dos noches en Innsbruck podremos recorrer el Tirol austríaco y el valle de Stubai, o incluso acercarnos al lago Constanza y la ciudad de Bregenz. Desde Innsbruck llegaremos a Salzburgo en unas 2,5-3 horas y podremos visitarla a gusto antes de pernoctar. Al día siguiente dormiremos en el valle de Wachau, a unas 2 horas de Salzburgo, por lo que podremos repartir el tiempo entre estos destinos, Linz y (si queremos) el campo de concentración de Mathausen. Desde el Wachau podremos llegar a Viena en unas dos horas y aprovechar para hacer algunas visitas antes de devolver el coche en la ciudad por la tarde. Por último y ya sin coche dispondremos de dos noches en Viena para visitar la ciudad, con opción de añadir más noches si queréis prolongar nuestra propuesta de viaje a la medida.

(volver arriba)

Visitas que no querrás perderte…

Graz: Graz fusiona con maestría lo tradicional y lo moderno. En medio de los edificios medievales del casco antiguo más extenso de Europa podremos visitar las exposiciones de arte contemporáneo de la futurista Kunsthaus Graz; un paseo hasta el río nos acercará a la Murinsel del artista neoyorquino Vito Acconci; y en el Jardín botánico, los invernaderos modernos de Volker Giencke contrastan con las villas del barrio vecino. Pero a la vez podremos admirar el castillo barroco de Eggenberg, subir a la torre del reloj (Uhrturm) para dominar desde ella la ciudad, visitar la catedral con sus raros frescos en el exterior o la basílica de Mariatrost.

El Salzkammergut: Esta región se extiende desde las cercanías de Salzburgo hacia las montañas de Estiria y es en la actualidad uno de los destinos favoritos del turismo de montaña y salud. Hermosos pueblos como Gosau, St. Wolfgang, St. Gilgen o Hallstatt (Patrimonio de la Humanidad desde 1995) se reflejan en las aguas cristalinas de lagos como el Wolfgangsee, a la sombra de elevados picos montañosos. Además pueden visitarse edificios históricos como la Kaiservilla, residencia estival del emperador Francisco José de Austria  y su esposa Elisabeth (Sissí) en Bad Ischl, o la casa natal de la madre de Mozart en St. Gilgen.

Carretera del Grossglockner: esta carretera escénica es la de mayor altitud en Europa y ofrece vistas magníficas a lo largo de 48 kilómetros con numerosas curvas en horquilla y una sucesión de hasta 28 miradores y puntos de parada recomendados, como el famoso Kaiser-Franz-Josefs-Höhe o el acceso al propio glaciar del Grossglockner. La carretera del Grossglockner fue la primera en atravesar la cordillera alpina de sur a norte en Austria, y si bien la apertura de otros túneles redujo el tráfico de mercancías, la belleza de los paisajes la ha reconvertido en una ruta escénica. Debemos tener en cuenta que la carretera del Grossglockner es de peaje y que sólo abre de mayo a principios noviembre y en horario diurno (06:00 a 19:30).

Zell am See: esta localidad además de ser un punto clave del esquí alpino en invierno está llena de posibilidades deportivas en verano, gracias a su ubicación estratégica junto al parque natural de Hohe Tauern. Actividades acuáticas en el lago, de senderismo en las montañas (por ejemplo, desde el monte Schmitt, accesible en teleférico) e incluso esquí de verano en el cercano glaciar Kitzsteinhorn en  Kaprun mantendrán ocupados a los viajeros más activos.

Cataratas de Krimml: estas cataratas son las más altas de Austria y salvan un desnivel de 380 metros en tres saltos, de 140, 100 y 140 metros. Un camino permite acceder a las cercanías de la base para sumergirse en la refrescante neblina del último salto, y luego asciende hasta la parte superior, con numerosos miradores y paradas desde los que ver las cataratas. En total el ascenso y bajada a pie toman aproximadamente dos horas y media.

Innsbruck: esta vibrante ciudad es un importante centro de ski en invierno y la capital de facto de los Alpes austríacos todo el año. Pasear por su centro histórico o ascender al impresionante salto de ski son sólo dos de las actividades recomendables, mientras que las montañas cercanas ofrecen interesantes rutas de senderismo y BTT para los más deportistas.

Valle de Stubai: muy cerca de Innsbruck, este valle alpino se caracteriza por sus bucólicos paisajes y pueblos tiroleses, que en verano se muestran verdes y floridos mientras las nieves perpetuas cubren los picos cercanos. Al fondo del valle, el glaciar de Stubai es accesible mediante teleféricos y permite experimentar la nieve en pleno verano.

Swarovski Crystal Worlds en Wattens: con ocasión de su centenario en 1995, la empresa Swarovski quiso convertir su sede central en Wattens en una atracción turística mundial, para lo cual abrió un museo donde se exhiben las obras maestras de sus escultores y artistas. Tanto el museo como la tienda se renovaron en 2015 y además de ofrecer más superficie de exposición que nunca, incluyen espacios y actividades para los más pequeños.

Salzburgo: Salzburgo no es sólo la ciudad de Mozart y el merengue nockerln, es también una ciudad donde el arte permea las calles. Los edificios barrocos se mecen al ritmo de la música que puebla todos los rincones y a todas horas, en especial en verano. Recomendamos visitar la catedral y su plaza o Domplatz, el castillo de Hohensalzburg, el palacio Mirabell y el palacio Leopoldskron; los amantes de la modernidad no pueden perderse el museo Mönschberg o el diseño etéreo del “Hangar-7”, que alberga la colección aeronáutica y de Fórmula 1 del propietario de Red Bull.

Campo de concentración de Mauthausen: uno de los principales campos de trabajo del Tercer Reich, este siniestro lugar donde entre 120.000 y 320.000 prisioneros perdieron la vida o fueron asesinados mientras eran explotados como esclavos guarda un recuerdo especialmente infausto para los españoles. Mauthausen fue el destino elegido por los nazis para al menos 7.300 republicanos españoles capturados en territorios ocupados y de quienes el gobierno de Franco negó que tuvieran nacionalidad española.

Valle del Wachau: situado sobre el Danubio entre las ciudades de Melk y Krems, este valle de gran valor paisajístico aúna la naturaleza, los viñedos y los pueblos pintorescos en un conjunto reconocido por la Unesco como Paisaje Cultural. Wachau es también conocido por los vinos de calidad que proceden de las laderas escarpadas donde se aferran los viñedos en una tradición que data de tiempos de los romanos.

Abadía de Melk: uno de los dos grandes monasterios del Wachau, la abadía benedictina de Melk es probablemente el edificio religioso más hermoso de Austria. Fundada en 1089 cuando el monarca Leopoldo II de Austria regaló uno de sus castillos a la orden benedictina para fundar un monasterio, Melk debe su esplendor a la reforma en estilo barroco del siglo XVII, que decoró el exterior e interior con obras de gran belleza. Destacan en especial la iglesia y la biblioteca de 80.000 volúmenes, con sus techos pintados al fresco.

Viena: Ciudad de la música y el barroco, del vals y de los cafés, de los jardines y los museos… Viena es una capital que se renueva constantemente y en la que las obras del pasado conviven con las más modernas; la catedral de San Esteban mira de tú a tú a la modernísima Haas Haus; la iglesia barroca de San Carlos Borromeo tiene casi al lado la obra clasicista del Musikverein; no muy lejos la sobria masa de la Ópera Estatal ve como al Museo Albertina le crece un “ala” de metal y altísima tecnología… mientras, alejados del bullicio, los palacios de Hofburg y Belvedere nos hablan de la ciudad imperial que fue.

Pero Viena es también el Danubio, el callejear, los cafés y el ambiente de las calles en una ciudad donde el vino de la casa es literalmente vino de Viena, ya que el municipio tiene sus propios viñedos en las afueras.de la ciudad.

Schonbrunn verano apaisada

(volver arriba)
Notas de viaje:
Viajando por Austria


Conducir en Austria.

Las autopistas y autovías en Austria funcionan con un sistema de viñeta obligatoria para todos los vehículos con un PMA menor de 3500 kg. Esta viñeta puede ser electrónica (asociada a la matrícula del coche) o física. Normalmente los coches de alquiler tendrán una viñeta electrónica asociada, pero no está de más comprobarlo y ver si el vehículo lleva en cambio una viñeta física (adherida al parabrisas). Si es así, habrá que comprobar que la fecha de validez de la viñeta sea correcta.

Aparte de la red general, algunas carreteras son de peaje y tienen cabinas y barreras físicas para pagarlo. La más común es la carretera del Grossglockner, cuyo peaje para un día en 2021 son 37,50 € por vehículo y puede extenderse a dos días consecutivos con un cargo de 13 €. Esta carretera sólo abre de día (de 06:00 a 19:30, las 20:30 en julio) y se cierra el acceso 45 minutos antes de la hora de cierre. Los accesos pasadas las 18:00 tienen un precio reducido de 27,50 €.

(volver arriba)

Horarios comerciales en Austria.

Como norma general, las tiendas abren al menos de 09:30 a 18:00 entre semana y hasta las 17:00 los sábados. Muchas tiendas cierran al mediodía, sobre todo en localidades pequeñas, mientras otras pueden alargar sus horarios, en especial en las grandes ciudades. Los museos y monumentos suelen abrir de martes a domingo y tienden a cerrar temprano, sobre las 17:00 o 18:00, por lo que conviene consultar los horarios de aquellos que nos interese visitar por la tarde.

En cuanto a la restauración, los restaurantes suelen acomodarse a los horarios típicos europeos, con almuerzo entre las 12-14 horas y cena hacia las 18. Como es de suponer, en Viena y otras grandes localidades puede cenarse más tarde, pero la oferta es limitada y puede ser aconsejable reservar si queremos encontrar mesa pasadas las 21 horas.

(volver arriba)

Gastronomía en Austria.

La cocina en Austria se caracteriza por la diversidad heredada del imperio austrohúngaro, con platos procedentes de distintas regiones y que se han conservado en la tradición. Típicamente centroeuropea, es rica en calorías, con poca verdura y pensada para hacer un gran plato principal con postre y acompañando la comida con cerveza. Otro elemento destacable en la gastronomía austríaca es la abundancia de postres y platos dulces, ya que en Austria la repostería es un arte en sí misma y forma parte de todo desayuno. Si añadimos que Austria dispone de excelentes vinos, se entiende que los austríacos sean un pueblo amante de la buena cocina, el buen comer y el buen beber.

Algunas especialidades que podremos encontrar fácilmente serían el Wiener Schnitzel o escalope vienés, el Schweinsbraten (asado de cerdo), el Backhendl (pollo empanado), la Tafelspitz (ternera hervida en caldo) o el contundente Tiroler Gröstl (patatas asadas con carne, tocino y un huevo frito, típico del Tirol).

Asimismo la repostería austríaca es excelente y no podemos irnos del país sin endulzarnos la boca con una porción de Apfelstrudel (tarta de manzana), Kaiserschmarren (especie de tarta desmenuzada para mojarla en compota), Mohr im Hemd (pudín de chocolate con nata montada) o la famosa Sachertorte (tarta Sacher, de chocolate y mermelada de albaricoque).

(volver arriba)

vaucinta-spg