Tu Fly & Drive y la Covid-19

Los viajes Fly and Drive y la pandemia de Covid-19

La Covid-19 ha cambiado nuestra percepción del turismo al añadir factores como la salud y la seguridad sanitaria a las consideraciones necesarias para viajar; pero incluso en este contexto, el fly & drive sigue siendo una de las mejores formas de disfrutar del mundo. Te explicamos por qué.

Próximo destino fly and drive

¿Qué es el fly & drive? 

Un viaje “fly & drive” (literalmente “vuela y conduce”) es un viaje combinado que incluye unos vuelos y el uso de un coche de alquiler para recorrer un circuito o itinerario prediseñado sin depender de un guía. Por eso también se le llama “autotour”, “viaje autoguiado” o “viaje a tu aire”. Aunque la forma más sencilla de fly and drive solo hace referencia a los vuelos y el coche de alquiler, en Viajeauto aconsejamos reservar además los alojamientos con antelación. Para ello os ofrecemos una serie de rutas con paradas en hoteles seleccionados, evitando problemas de falta de disponibilidad; esto es especialmente cierto en destinos donde la demanda de alojamiento es alta o la oferta hotelera escasa, o ambas cosas.

¿Qué ventajas tiene el fly & drive? 

La mayoría de ventajas del fly and drive en estos tiempos de la Covid-19 tienen que ver con que se trata, en esencia, de viajes privados, en contraposición al turismo de masas. Por tanto nos ofrecen:

  • Privacidad: en un viaje fly & drive viajaremos sólo con nuestros acompañantes en un coche y sin depender de nadie más que nosotros mismos. A diferencia de un circuito convencional, donde conviviremos con decenas de desconocidos y seguiremos a un guía, en un fly & drive iremos a nuestro aire con nuestra gente y la flexibilidad para visitar lugares cuando y como nos apetezca permite disfrutar el viaje a nuestro ritmo.
  • Seguridad: al no haber convivencia diaria con desconocidos, lógicamente se reducen las posibilidades de contagio. Además, al viajar en un coche y ser un grupo pequeño nos permite, desde ViajeAuto, proponeros alojamientos alternativos, como Bed & breakfast, guest houses, agriturismos, aparthoteles, hoteles rurales, etc, normalmente con pocas habitaciones y por tanto más tranquilos que los grandes hoteles típicos de los circuitos. Además estos establecimientos de pequeño tamaño suelen tener un trato más próximo y familiar con los propietarios y sus empleados.
  • Tranquilidad: desde ViajeAuto hemos estado siguiendo las distintas formas en que el mercado turístico ha reaccionado a las circunstancias, desde las centrales hoteleras que han contratado decenas de miles de alojamientos alternativos, a las corredurías de seguros que han lanzado seguros específicos para incidencias con la Covid-19, por ejemplo, cierres de fronteras o declaraciones de emergencia tanto en origen como en destino y que obligasen a cancelar nuestro viaje. Asimismo, también podemos ofrecer seguros con cláusula de “libre desistimiento”, en las que podemos recuperar los gastos de anulación menos una franquicia del 10-15% del total del viaje, sin necesidad de justificar la cancelación.
  • Turismo NO de masas: Admitámoslo, falta bastante para que volvamos a ver miles de aviones y autocares llevando millones de turistas a los destinos más populares de Europa. Y eso significa, para nuestros clientes que ya han decidido viajar esta temporada, que están encontrando destinos habitualmente masificados mucho más tranquilos e incluso más visitados por el turismo interior que el extranjero. Viajar con nuestra gente cuando el turismo de masas todavía vacila, tanto por parte de los clientes como de los turoperadores que han de arriesgarse a proponer viajes sin saber si se llenarán, nos permite tener la mayor parte de Europa “a nuestros pies”.

Pero, ¿a dónde podemos ir? ¿Qué vamos a encontrarnos?

En la actualidad (primeros de julio de 2020) las fronteras interiores de la UE están abiertas en todos los casos, pudiendo variar en algunos países o regiones los requisitos para entrar, siendo lo más común que se tome la temperatura en el aeropuerto y se soliciten datos de contacto para posibles casos de contacto con alguien infectado. Una vez fuera del aeropuerto, la situación de “nueva normalidad” es como en España; los coches se desinfectan tras cada devolución (esto se hacía ya, pero ahora los protocolos son más estrictos y específicos para la Covid-19) y en los establecimientos turísticos pueden aplicarse límites de aforo, medidas de distancia de seguridad y uso de mascarillas. En el caso de museos u otras instalaciones culturales, se crean circuitos de sentido único con entradas y salidas diferenciadas y se facilitan medios para desinfectar las manos y/o guantes desechables.

La información más actualizada sobre los requisitos y condiciones para entrar a cada país pueden consultarse en las “fichas de país” del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación:

MAEUEC – Fichas País

Y de forma más genérica, podemos consultar este mapa interactivo que facilita información actualizada un mínimo de tres veces al día sobre el estado de las fronteras aéreas de los países: en color oscuro las que están cerradas a todos los vuelos salvo humanitarios / militares / diplomáticos, en color medio aquellas que tienen restricciones y en color azul claro las que no tienen ninguna restricción o éstas son específicas para algunas nacionalidades.